sábado, 16 de octubre de 2010

Clasificación de los parásitos

Cuando escuchamos la palabra parásito, la mayoría de nosotros pensamos en delgados gusanos que, en ciertas ocasiones, habitan en el estómago humano. Claramente, esta es una idea bastante sencilla, la cual ignora el complejo mundo de la parasitología. En realidad, este engloba una gran diversidad de parásitos, los cuales se dividen en protozoarios, helmintos y artrópodos.

Los protozoarios son organismos unicelulares y corresponden al phylum Protozoa. Dentro de este se dividen cuatro grupos: Sarcomastigophora, Sporozoa, Cnidospora y Ciliophora. Un protozoo es asignado a uno de estos grupos dependiendo de su ciclo biológico, su capacidad de locomoción y su morfología. Por ejemplo, los organismos Sarcomastigophora se destacan por tener un núcleo único y por su locomoción, la cual se debe a flagelos y/o pseudópodos. Por otro lado, los Sporozoa son parásitos que carecen de locomoción, pero son capaces de producir esporas extremadamente resistentes, por eso su nombre.
El siguiente vídeo es una ventana al vasto mundo de los protozoarios.


Los parásitos que pertenecen al grupo de helmintos son vermes o gusanos, los cuales se transmiten mayormente a través de la ingesta de alimentos contaminados. Los Trematodos (dístomas) y Cestodos (tenias) pertenecen al phyla llamado Platelmintos. El segundo phyla es el de los Nematelmintos al cual pertenecen aquellos vermes con una morfología redonda. A continuación, se puede ver un video que demuestra cómo los parásitos no afectan exclusivamente al aparato gastrointestinal. Se puede ver el caso de un paciente con un helminto en el ojo y la extracción de dicho parásito.

El tercer grupo de parásitos es el de los artrópodos, este es un universo de gran tamaño y variedad, ya que lo conforman más de un millón de especies. Estas se dividen en cinco clases: Myriapoda, Pentastomida, Crustacea, Chelicerata e Insecta. Vale destacar, que muchos artrópodos transmiten enfermedades a humanos de manera indirecta. A esto se le conoce como un vector mecánico. Un artrópodo también puede causar una enfermedad de manera directa, como las larvas que invaden los tejidos u otros que causan lesiones por picadura o mordedura. La siguiente imagen ilustra algunos artrópodos:

http://www.ebrisa.com/portalc/ShowArticle.do;jsessionid=A2D83E7FF4E65A37E3117008865BDEA6?articleId=109127 (consulta 16 de octubre del 2010)

Existe una segunda manera de clasificar a los parásitos, la cual se basa en su comportamiento. Aquellos que viven en la superficie del huésped son llamados ectoparásitos y los que lo hacen en el interior se les conoce como endoparásitos. Por ejemplo, el piojo es un ectoparásito porque vive en la superficie del cuero cabelludo del ser humano. En el caso de un endoparásito, un helminto puede vivir en el interior de tejidos del cuerpo humano.

Otra distinción es la de parásitos temporales y permanentes, los primeros habitan por un breve periodo de tiempo en el huésped, mientras que los segundos pasan la mayor parte de su ciclo biológico dentro o sobre el huésped. La interacción con este último puede ser la de un parásito obligado, el cual no puede sobrevivir sin huésped, y la de un parásito facultativo, el cual puede alimentarse de materia viva.

Fuentes:

  • MURRAY, P (2009). Microbiología Médica. 6ta edición. Barcelona: Elsevier. Página 893.
  • BECERRIL, M (2008). Parasitología Médica. 2nda edición. México: McGraw- Hill. Página 8.
  • MOSSEL, D (2006) Microbiología de los Alimentos. 1era edición. Zaragoza: ACRIBIA. Páginas 61-77.
  • Enciclopedia Encarta, "Parásitos" (2007)

2 comentarios:

  1. Muy interesante. Los parásitos son parte de nuestra vida, deberíamos estar informados de sus posibles acciones en nuestro cuerpo.

    ResponderEliminar
  2. esta buena la informacion pero todavia falto por lo memos hablen algo de los helmitos!!"!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu interés :)